viernes, 12 de septiembre de 2014

Día del maestro

Recibimos de las autoridades de la escuela, en un rollito de papel, como un diploma,
este escrito que queremos compartir...

Querido Ariel:
                    Me preguntarás cómo nace la vocación de escritor. De lo anecdótico, la clave se encuentra en la propia historia, única e irrepetible. Hay un momento en que se descubre la magia de la palabra.
                     De pronto tu vida se corta por un fogonazo, y de ahí en más es "antes" y "después"de ese instante en que te llegó la verdad: el valor de la palabra para comunicar.
                     Un día cuando yo era chica, cruzaba un caminito de campo, al borde de un arroyo, y una mujer joven, arrodillada sobre una tabla de lavar ropa, semihundida en las aguas, me vio y me llamó. Yo me acerqué y ella vino hacia mí con las manos chorreantes, con una expresión entre desconfiada y esperanzada a la vez. Y me preguntó:
                      -Es cierto que vos sabés leer?
                      -Sí, es cierto- contesté.
                      -¿No me decís una mentira? Mirá que si me mentís, te pego.
                      -Pégueme, pero yo sé leer.
                       En ese entonces, yo creía que sabía leer todo lo que estaba escrito.
                       La mujer sacó del bolsillo del delantal de lavar una carta, húmeda y arrugada y, tendiéndola, me dijo:
                       Leémela pero sin mentiras.
                       Leí: Querida Juana: si es verdad que vas a tener un hijo nuestro, como me enteré, yo volveré a tu pueblo y me casaré contigo. Eriberto"
                       -¿Eso dice? ¿Eso?-preguntó la mujer anhelante, incrédula.
                       -Eso dice: "Me casaré contigo. Eriberto"
                       -¿Y firma Eriberto? ¿E r i b e r t o?
                        Firma Eriberto. Mire la "E"
                        La mujer se puso a llorar y me besó las manos con unción. Yo me sentí muy avergonzada. Retiré las manos, molesta, y le dije:
                        -¿Por qué me besa las manos?
                        Y ella me contestó:
                         -Porque no puedo besársela a quien te enseñó a leer.


                                                                   Syria Poletti Cómo formar chicos lectores. Ed. El Ateneo






                   






No hay comentarios:

Declaración de la Independencia

9 de julio 2017